De investigaciones pasionales y otros dilemas

Publicado 23 septiembre, 2011 por Vanessa Puga

“¿Qué es una investigación periodística en el campo de la cultura?, ¿cómo se recorre ese camino?, cómo se aguzan los sentidos para recorrerlo bien?. Son las respuestas a estas preguntas que, en esta tarde, CONACULTA y la FNPI me han obligado a contestar.” 

Con esas palabras dio inicio Héctor Feliciano a la lectura de su texto “El cuento de nunca acabar” redactado para la segunda conferencia del Seminario Nuevas Rutas del Periodismo Cultural.

Tras este fascinante texto, Feliciano empezó a hablar de lo que él sabía mejor: la investigación periodística, traspolada en su propia experiencia al realizar la investigación para el libro “El museo perdido” respecto al saqueo realizado por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial para armar un museo a petición del Fürher.

De izq a derecha Héctor Felciiano, Aurora Noreña y María Scherer

Narrando sus propias experiencias durante 8 años de investigaciones, Feliciano envolvió a la audiencia. La pasión desbordaba mientras relataba cómo ante lo que parecía un simple rumor (“los nazis robaban arte de forma meticulosa y premeditada a petición de Hitler”) inició una investigación que lo llevó a encontrar arte robado exhibiéndose en museos del renombre del Louvre. No sólo eso, halló familias que habían perdido sus obras de arte, halló inventarios (¡bendita alma de contador que tenían los nazis!) y se enfrentó a una demanda por difamación que le costó un desgaste emocional a lo largo de 5 años.

Feliciano, impecable en su forma de exponer, fue terminante en dos puntos: “Un periodista TIENE QUE defenderse” no se puede esperar que sólo los abogados hagan su parte, sino que un periodista debe defender su nombre a toda costa; empero “No hay ninguna investigación que valga la vida”, es decir, no hay por qué arriesgar la vida por ninguna pasión: “La vida es más valiosa” afirmó tajante.

Eso sí, hacer estas investigaciones es muy peligroso: se vuelve un cuento de nunca acabar, siempre se aprende más, se encuentra más. A veces uno llega al final de la investigación por una fecha límite o un editor desesperado, no porque se sienta que la investigación haya concluido.

La clave para Feliciano al escribir es tener en mente a un lector que posee una ambivalencia: por un lado, desconoce el teme y se le está abriendo un nuevo panorama con nuestras palabras, al tiempo que es por demás exigente, por lo que no podemos fallar en ningún dato que se exponga.

Eso sí, no existe la objetividad, sino una amplitud de puntos de vista. Y los periodistas culturales deben abrir ese abanico de posibilidades a los lectores, sin imponerles nuestro propio punto de vista. Para meterse de lleno en una investigación es necesario tener curiosidad: leer y pensar sobre cosas que no sean periodismo ayuda mucho, pues el oficio se aprende, la curiosidad, no. Entre más se entienda el mundo en general, más se entiende la cultura en particular, concluyó Feliciano.

Resumen de la Conferencia “El cuento de nunca acabar” impartida el martes 20 de septiembre de 2011 dentro del marco del Seminario Nuevas Rutas para el Periodismo Cultural; ponente: Héctor Feliciano (Puerto Rico), comentarista: Aurora Noreña (México) y moderadora: María Scherer (México) Para mayor información dar click aquí

Me interesa tu opinión :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: