Flujos de información y curaduría: la realidad del periodista digital

Publicado 26 septiembre, 2011 por Vanessa Puga

Partamos de un hecho: hay que evolucionar para sobrevivir. Sólo el más apto sobrevive en este mundo (que no el más inteligente forzosamente). ¿Los periodistas han sabido evolucionar para estar a la altura de los cambios que la Era Digital presenta? La respuesta más probable es que no.

Para los periodistas el cambio hacia la era digital ha sido un tanto dolorosa: ya no se puede pensar, estructurar, la información como se hacía antaño. Ya nos e puede limitar la forma en que se clasifica, produce y distribuye el conocimiento. Hoy en día estamos en un punto de quiebre.

La sociedad moderna surfea el conocimiento horizontalmente, es decir, por encima, y genera relaciones en red. Ya no es una prioridad profundizar en el conocimiento. Dentro de este marco referencia, Guillermo Culell comenta que hay tres grandes ideas que no hay que perder de vista:

1)      Es el tiempo del tiempo:  La vida online ya es parte del día a día. La vida en red se ha acelerado y ocurre en tiempo real. Estamos pendientes de lo que está ocurriendo en el momento en que está ocurriendo. Ya no nos interesa lo que pasó hace 8 horas. Nuestra atención está puesta en el instante.

2)      Rupturas estructurales con el proceso informativo tradicional: Ha habido dos cambios fundamentales en la estructura del periodismo. La primera fue empezar a actualizar los sitios web con una frecuencia mayor a cada 24 horas (como si se tratara del tiraje de un diario común y corriente). La segunda gran ruptura, la actual, fue la aceleración del flujo de información, buscando la primicia al instante: tiempo real. Esta ruptura surge con las redes sociales, Twitter en particular, y cambia la forma de contar historias.

3)      Inversión de los roles: El flujo informativo (periodístico-institucional) forma ahora parte del flujo de la audiencia (y eso con mucha suerte y excelente trabajo). Ahora el flujo de información es más personal que institucional.

Vivimos, pues, en una cultura de la inmediatez y lo efímero porque ya no se busca construir historias y/o acumular conocimiento. La transmisión cultural se hace en esa red de inmediatez y ya cada uno elige si profundiza en ella o no.

Entonces, la gran pregunta ¿cómo enganchar a la gente para que no se quede en un tweet, sino que profundice?  ¿Cómo hacer periodismo nuevo que atrape a la sociedad?

Una respuesta tajante, no la hay. Es importante entender que estamos viendo un fenómeno social y como tal debemos de entender lo que pasa para insertarnos en este flujo social, además de poder usar las herramientas nuevas a nuestro favor para dar rienda suelta a la creatividad.

Es necesario hacer un cambio de táctica: volverse especialistas en listas (flujos) cuidando tener filtros que generen un contenido nuevo y enriquecido, dando una lectura diferente a los hechos. Estos filtros pueden ser dinámicos como son las listas y los hashtags de Twitter, los Círculos de Google + y más recientemente las listas de Facebook. También es importante generar conexiones: interrelacionar la información para enriquecerla. Lo más vital es producir sorpresas, volver a sorprender para atraer a la gente y generar mayores expectativas (atrapar una audiencia).

Es importante recordar que Internet rompió con los conceptos de tiempo y espacio, Las secuencias son ahora, nosotros las podemos editar acorde a lo que buscamos. El espacio físico no influye ya para que exista una conexión entre dos o más personas. Esto es un flujo según la concepción que tienen Guillermo Culell y Olga Lucía.

La labor del periodista, pues es volverse curador de flujos: la curaduría más que la generación de información es lo que cuenta. Hay que buscar darle circulación a la información y permitir el contraste de interpretaciones. Eso sí, no hay que olvidar que la labor periodística implica un criterio editorial, además de entender las dinámicas de las redes sociales para poder aprovecharlas a nuestro favor.

Para hacer buen periodismo hay que hacer uso de piezas vivas: el texto solito se considera muerto, remite al lector digital a un impreso sencillo y pierde el interés. Es por ello que es importante realizar una buena curaduría de los flujos de información,  aprovechando las variadas herramientas que permiten hacerlo tan sencillo o tan vistoso como uno quiera.

Información extraída a partir de la primera sesión de trabajo del Taller de Aplicaciones Digitales del lunes 26 de septiembre de 2011 Maestros Guillermo Cullel (Argentina) y Olga Lucía Lozano (Colombia). Pueden seguir el hashtag #PeriodismoDigital para leer en tiempo real lo que los participantes tweetean.

Me interesa tu opinión :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: