Seres de Luz

Publicado 12 noviembre, 2011 por Vanessa Puga

Me vino a reclamar Kasináe. Dice que la tengo terriblemente abandonada. Como todo con ella, fue un reclamo, un rostro serio y duro para ocultar el hecho innegable de que estaba dolida. Quería mi atención y mis disculpas, pero la princesa guerrera no sabe ser dulce, suave o tierna. Tiene tanto miedo de ser ella, frágil y humana, que se escuda en la fiereza natural de la tribu Nehnoma.

No me extrañó que viniese a reclamarme en mi propio momento de confusión. De cualquier forma traía en las manos la carta escrita por Tera hace algunos ayeres, hablando de los seres de luz y los seres de oscuridad. Es más fácil ser de los últimos que de los primeros. La misma Kasináe lo sabe (y le enoja, porque aspira a ser luminosa y no oscura). El reclamo constante es una forma de oscuridad.

¿Yo seré un ser de luz? Lo intento. Me apego a las explicaciones de Tera, pero me reflejo mucho más en la irreverencia de Kasináe. ¿Por qué no puedo tener la dulzura, la paciencia, la entrega de Tera? Y entonces lo recuerdo: el camino de la Luz no es el mismo para todos. Kasináe tiene razón: debo regresar a Erdán.

Me interesa tu opinión :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: