¿Memoria foodie?

Publicado 25 enero, 2012 por Vanessa Puga

Es curioso cómo la memoria a veces se liga a elementos a nuestro alrededor. Un olor en particular puede remitirnos a una persona, digamos, la loción que cierto compañero de la escuela usaba todos los días nos va a remitir a ese muchacho en particular en el momento en que la nariz lo perciba. Un sabor nos puede recordar un momento e incluso evocar los sentimientos del mismo, sean de alegría o de tristeza, de disgusto o incluso de asco.

A mí lo que me pasa entre enero y febrero es que recuerdo momentos particulares de mi vida por los festejos típicos de las fechas: la Rosca de Reyes y un 2 de febrero que marcaron detalles en mi existencia.

Deben saber que yo no me considero a mí misma una foodie, pues si bien me gusta comer y cocinar, no es mi pasión. Si me he ido interesando en el mundo de la Gastronomía es, sin duda alguna, porque salgo con un gastrónomo que, como él mismo define, es todo terreno: es todo un filósofo de la cultura gastronómica. Empero, repito, en enero y febrero los recuerdos me acosan a raíz de la comida.

Hace algunos años, en una rosca de reyes, conocí a una niña que si bien había intercambiado conmigo varios comentarios vía blogs jamás había visto en mi vida. Estudiante de Filosofía, escritora y blogguera me habían hablado mucho de ella, pero por azares de la vida no habíamos podido coincidir hasta que apareció en mi casa para la Rosca de Reyes. Ahora, cada que es 6 de enero recuerdo que se cumple un año más de que la ahora Directora General de Eudoxa hiciera acto de presencia en mi existencia.

Es también el 2 de febrero una fecha curiosa en mi haber. Los tamales me saben a la revelación oficial de mi relación sentimental con el antes mencionado gastrónomo, el actual Director de Gastronomía de Eudoxa, Alberto De Legarreta. Y es que si bien habíamos iniciado el noviazgo un par de días antes, fue cuando nos reunimos con unos amigos para saldar la deuda de tamales del Día de la Candelaria que anunciamos oficialmente que éramos pareja.

¿Se le podrá llamar “memoria foodie” a la que está ligada a la comida? No lo sé. No me suena tan descabellado si ya existe la memoria olfativa. Si un olor nos remite a un evento pasado, a evocar sensaciones, a revivir momentos del pasado ¿por qué la comida no? A mí me ocurre. No sé si le ocurra a alguien más allá afuera.  ¿O será que como la comida podemos rodearla de más personas, de distintos eventos, es más fácil moldear esa memoria para dejar de lado lo negativo y grabar lo positivo?

No sé. A mi parecer con los olores también puede pasar. Aunque, para alguien como yo, con una nariz extra sensible, puede ser más complicado. A veces ciertos olores se graban en mi mente de forma indeleble, mientras que con la comida puedo ir moldeando nuevas sensaciones. La Rosca de Reyes, que en cierto momento de mi vida fuera el recordatorio innegable de la pérdida de cierto amigo mío de unos años para acá se ha vuelto el aniversario de una amistad nueva. Mmmm, tal vez no exista eso de la memoria foodie a final de cuentas, esmás cambiable ¿o no? No sé. Iré averiguando. A ver qué pasa.

2 comentarios el “¿Memoria foodie?

  • Me interesa tu opinión :)

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: