Gratas sorpresas: Cultura callejera

Publicado 31 enero, 2013 por Vanessa Puga

Sorpresas te da la vida y hoy a sido uno de esos días sorpresivos. Están para saberlo y yo para contarlo y por eso vengo con el chisme. Yo iba caminando felizmente hoy por la calle de Patricio Sanz en la Colonia Del Valle cuando un grupo de albañiles captó mi atención. Estaban parados, alrededor de una silla de madera medio desvencijada colocada fuera de una casa. En la silla yacían varios libros, de todos tamaños y colores y pegado a la puerta del garage un letrero que decía “Adóptame, toma uno” con una flecha apuntando hacia abajo, a la mentada silla. Los albañiles, notablemente trabajadores de la construcción que está situada justo enfrente de la casa en cuestión, estaban revisando los libros, hojeando y ojeando, sopesando y decidiendo. Uno de ellos ya llevaba un libro bajo el brazo. La escena se me hizo tan maravillosa que me detuve a contemplar y a tratar de sacar una foto con mi celular, foto que no salió y sólo me adjudicó la atención de los señores en cuestión que voltearon a verme con cara de interrogante, así que opté por seguir mi camino, con la imagen sólo grabada en mi mente.

Se dice que en México la gente no lee, siendo el promedio de lectura de 1 libro anual por persona. Cuando surgió el programa de Libro de Texto Gratuito (único en el mundo, imitado en varios lugares pero no con el éxito de nuestro país, pésele a quien le pese) una de las ideas era que por lo menos hubiera un libro en cada hogar mexicano.

Ver a un grupo de albañiles, sucios y desgarbados, uno de ellos más joven que yo y seguramente mucho más trabajador que su servidora, maravillados alrededor de unos libros ofrecidos como un tesoro mágico es romper un esquema muy clavado en nuestra mente: entre más baja la clase social, entre más humilde el oficio, menos probable que lea.

Ya conocía la idea de dejar libros en libertad, botarlos por ahí, en cualquier sitio esperando que alguien lo agarre, pero jamás lo había visto en acción y confieso que me sentía muy suspicaz ante el asunto ¿de verdad alguien va a amar mis libros como lo hago yo? Pero hoy fue toda una revelación para mí y me sentí feliz por mi descubrimiento.

Sin embargo, mi día no cesó ahí con las sorpresas. Deben saber que siento debilidad por los tianguis con sus olores a garnacha, su “pásele, güerita, sí hay” y la maravilla de ofertas culinarias callejeras que ofrecen. Y todos los jueves me toca pasar por uno de esos lugares cuando voy por mi hijo a la escuela. Hoy, caminando con mi pequeño entre los puestos y el mundo de gente oficinista que va a comer ahí cada jueves, una cubeta puesta sobre un banco y coronada con un jabón líquido para manos captó mi atención. De forma muy primitiva, se le había encajado a la cubeta una llave como de toma de agua y abajo había puesto otra cubeta para captar el agua que cayera ¡un lavamanos callejero! Y no sólo uno, conté más de seis en lo que caminaba por la cuadra del parque vuelta comedero callejero.

Los marchantes de esos puestos invitan a sus comensales a que se laven las manos en sus lavaderos portátiles antes de consumir los sagrados alimentos. ¿Quién dice que la limpieza y la salud no importan?

Ambas sorpresas, que pudieran ser de índole distinta, en realidad representan algo que me da mucha esperanza y alegría: un avance cultural en el mexicano. Ese mexicano que tachan de valemadrista, de inculto, iletrado, sucio… ese mexicano no lo descubrí hoy. Hoy descubrí personas curiosas, con ganas de aprender y de compartir aprendizaje, de leer y conocer sobre otros mundos diferentes a sus realidades, de crear una cultura de limpieza y salud con acciones sencillas que pueden hacer la gran diferencia y que se enseñan desde casa “Lávate las manos antes de comer”. Un mexicano diferente, un mexicano en el que siempre he creído aunque a veces se me llegue a olvidar por los prejuicios populares. Sí, el mexicano es diferente a lo que uno puede pensar. Y eso me hace muy feliz, porque yo soy orgullosamente mexicana.

Me interesa tu opinión :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: