Lo que estudiar en Sistema Abierto me ha enseñado

Publicado 15 febrero, 2013 por Vanessa Puga

Cursar una licenciatura en sistema de universidad abierta (SUA) no es fácil. Sí, claro, vas a la escuela una vez por semana de 7 am a 2 pm. Pero toda la talacha es para casa. Te dejan un mar de lecturas que hay que hacer en algún punto entre el ir a trabajar, pasar tiempo de calidad con tu familia (pareja, hijos, hermanos), y sobrevivir en la Ciudad de México. Son 7 materias por semestre y la semana tiene 7 días: una materia por día, en teoría. No siempre se entienden las lecturas o lo que los maestros quieren que hagas. Cada profesor tiene su estilo y lo que para uno es correcto –digamos, la forma de citar a pie de página– para otro no lo es. No tienes una hora para desayunar (antaño la tuvimos, pero ahora todas las clases son de corrido), hay que sacar miles de copias, lidias con gente de todo tipo. Sí, no es fácil.

Pero hace poco me di cuenta de que a mi novio sólo le cuento lo malo. A él le han tocado las quejas de cuando me desespero con mis compañeros o mis maestros, de cuando no acabo la tarea y el estrés de las entregas finales me está sacando de quicio. Le cuento de lo estresante que es tener sólo 16 sesiones al semestre, 16 horas por materia para cubrir todo un programa. Así hasta parece que es un martirio para mí pararme cada sábado a las 5:00 ó 5:30 am para irme a la Facultad de Filosofía y Letras a un nuevo día de clases.

Lo que no le he contado es todo lo que me ha hecho crecer como ser humano esta experiencia. Estudiar en el SUA me ha dejado más enseñanzas que dolores de cabeza, y no sólo en el aspecto académico, sino en el humano.

Estudiando en SUA he aprendido que las amistades se forjan sin importar las edades. Que esas personas que ves una vez a la semana llegan a conocerte tan bien que con un sólo vistazo saben si estás con el corazón roto o las cosas con tu pareja van viento en popa. Esas personas que están contigo 7, 8 horas todos los sábados aprenden a reconocer tus gestos y miradas de una forma tan auténtica pareciera que llevan toda la vida observándote y eso, eso es una amistad real forjada entre cafés y clases.

He aprendido que una licenciatura no es una carrera a campo traviesa, sino un trabajo constante, como una larga caminata en la que a veces hay que disminuir el ritmo para poder llegar a la meta, pues lo que importa no es llegar antes sino llegar. Pero no es una caminata que se haga en solitario. Si uno decide (pretende) llegar por su propia cuenta lo más probable es que se pierda a la mitad del camino. Una licenciatura SUA es un trabajo en equipo donde lo importante es hacerte de un grupo firme para que cuando las fuerzas flaqueen ellos te carguen. Ya sabes que al rato a ti te tocará cargarlos a ellos. Un mensaje de confianza y lealtad “Vamos, tú puedes, aquí estamos todos”. Nadie sale bien librado si decide ser un ermitaño. De todos se aprende, pues cada quien trae su bagaje, amplio o no, y eso aporta visiones frescas a las ideas que tú ya puedes traer de por sí.

He aprendido que las tecnologías de la información son una gran herramienta, que quizá no se explota tanto como debiéramos, pero que en realidad es el calor humano y la organización en grupos lo que ayuda a salir adelante cuando todo se ve gris.

Me han templado la paciencia, pues no siempre los comentarios del otro pueden sonar razonables o inteligentes, pero eso no significa que sean desdeñables. Incluso saber por dónde no va la cosa es una buena enseñanza.

He recordado que cada quien tiene su estilo de aprendizaje, y a veces es bueno salir de la zona de confort escolar para aventurarse en nuevas ideas. No casarnos con nuestro estilo de aprendizaje abre muchos horizontes.

He aprendido que tu grupo no es forzosamente con el que entraste en 1º semestre, pues la vida puede jalarte para muchos lados, sino el que se mantiene firme semestre tras semestre, con todos los agregados a lo largo del camino. Los que se mantienen hombro con hombro, echándose porras para no tirar la toalla. Ése es a final de cuentas tu verdadero grupo, tu verdadera generación, sin importar el año en que cada quien haya iniciado la aventura del SUA.

He aprendido que las copias siempre van a ser un desorden, pero siempre habrá alguien que salga al quite a ayudarte.

Pedir ayuda siempre es válido. Es peor quedarse callado. Siempre alguien sabrá eso que tú no sabes y no te verá como estúpido por no saber. Mucho del conocimiento se construye en conjunto.

La constancia y la disciplina son claves. Mantenerse en el camino es vital. Por difícil que parezca. Muchas veces mis horas en la facultad se han convertido en el oasis de calma que mi ser necesita para regresar con bríos a la vida diaria. Los sábados son, en muchas ocasiones, ese algo que convierte lo cotidiano en extraordinario. Cuando estoy de vacaciones lo extraño mucho, aunque me pueda parar más tarde.

Estoy ya en el último año de la licenciatura. Me trae emociones encontradas. Pero ante todo me hace feliz. Feliz de haber tenido la oportunidad de vivir esta experiencia con el grupo particular de personas con quienes lo he compartido. Debo ser más agradecida y quejarme menos. Porque estudiar en el SUA me ha hecho más humana. Me ha hecho enfrentarme a que ya no soy la adolescente que sólo se dedicaba a estudiar y sacaba 9.9. de promedio, sino que soy una mujer que hace mil cosas y aún así tiene un promedio decente. Ha sido duro para mi ego, pero lo he aceptado ya: las calificaciones no son lo importante. Es el hecho de vivir estas experiencias lo que importa.

Si pudiera volver a vivirlo todo, con altas y bajas, no lo dudaría ni tantito. Ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Gracias a todos los que van caminando a mi lado en esta aventura🙂

Pedagogos

7 comentarios el “Lo que estudiar en Sistema Abierto me ha enseñado

  • Esto es una experiencia inolvidable, siempre soñé con ser universitaria y sobre todo pertenecer a la UNAM, cuando me entere que había sido aceptada, pensé que era el mas grande logro en mi vida, pero ahora me doy cuenta que no lo es, que siempre hay algo mas y el estar en el ultimo año de esta licenciatura me lleva a pensar que queda mucho camino por recorrer, lo gratificante de esto, es que en ese camino te encuentras con gente que siempre sera parte importante en tu vida, personas que buscan lo mismo que tu, el superarse día a día, bueno y el SUA es extremo, la vida siempre sera extrema…

  • ….Esperemos seguir acompañandonos (aunque muchas veces yo si suelo ser ermitaño) :/

    un gusto haber entrado a la carrera contigo y saber que por aca seguimos; persiguiendo ideales y creando nuevos mundos.

    Sabes que se te estima sin importar lo ñoña, terca y/o estresada que puedas ser!! 😛

  • Me interesa tu opinión :)

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: