Jacarandas

Publicado 11 marzo, 2013 por Vanessa Puga

Para cualquiera que me conozca, no es novedad que me gusta el color morado. Por ello tampoco debe ser novedad que ame el mes de marzo, cuando la ciudad florece con miles de jacarandas anunciando la primavera, y una explosión de bugambilias adorna las calles con un tono más violáceo para complementar. De pequeña me gustaba observar por la ventana del salón, pues alrededor de mi primaria había un montón de jacarandas. Observaba cómo estaban pelonas y casi muertas en invierno y cómo, antes de las vacaciones de semana santa, explotaban en hermosos ramilletes de un tímido morado, para luego dar paso a un verde colorido que no era más que el anuncio del verano próximo.

El sábado, cuando llegué a la facultad para mis clases de ese día, me detuve en el estacionamiento y con mi celular saqué dos fotos de jacarandas para subirlas a mi perfil de Instagram. A la siguiente foto le puse como nota “Yo debí de haber nacido en marzo, cuando inicia el calor y la ciudad se pone morada”.

Jacarandas by Nerea

Ayer fui sorprendida con que uno de mis amigos y compañeros del SUA, Félix Bailón, me etiquetó en Facebook en el siguiente texto:

JACARANDA (10/03/13)
Entre el siempreverde de pirúles y eucaliptos
Y el sempiterno negro en el asfalto del boulevard
Viven en silencio las ramas secas
Estoicas al invierno,
Serias ante las bromas pesadas de Dios,
Que un día las congela de frio
Y al otro la quema con su calor,
Así, renovada y silenciosa
La jacaranda impregna mis días,
De este decadente invierno,
De este decadente rojo de Nochebuena,
Que cede satisfecho su trono
A la Jacaranda violeta de seco palo,
Discreto palo del que nadie diría,
Que generoso día a día,
Desprende con alegría botones que aniquilan
Con tanta luz el cielo, la resolana,
Su propio palo seco,
Entre el siempreverde de pirúles y eucaliptos
Que se colorean de ceniza y envidiosos abren paso,
Humillados de la violenta violeta,
Siempre fresca, siempre nueva,
Y el sempiterno negro en el asfalto del boulevard
Que se ilumina de esa alfombra
Brindando derecho al negro, de también una vez al año, brillar.
¿Quién dicta los colores que deben iluminar las tardes?
¿Quién conoce tanta precisión, composición y de contrastes?
Yo creo también, que debí nacer en marzo,
No importa, domingo, lunes o martes.

Para mi amiga Vanessa Puga que ve lo que creí que nadie veía.

Es muy padre saber que incluso a través de imágenes y breves palabras una puede inspirar cosas más allá del simple gusto de detalles sencillos. Me encantó el textito de Félix y por eso se los comparto. ¿A ustedes hay algún detalle repetitivo de la ciudad que los fascine?

Me interesa tu opinión :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: