Somos humanos

Publicado 22 enero, 2014 por Vanessa Puga

This is your life

He tenido mil cosas en la cabeza en estos días y a pesar de que quiero escribir más seguido en este sitio, en las últimas semanas mi interés se ha vertido en arrancar el 2014 con el pie derecho para la revista que dirijo: Revista Kya!

Si bien llevo casi cuatro años al mando de este proyecto, es ahora que le estamos metiendo el punch necesario para que sea una cosa maravillosa, tal como la soñé al inicio. En estas dos semanas mi equipo ha crecido exponencialmente y de repente tengo a mi cargo a 30 chicos que están poniendo toda la dedicación en sacar este proyecto. Lo más impresionante es que no es un proyecto que reditué económicamente todavía. Sin embargo, veo la emoción en mis chicos y es contagioso.

Uno de los integrantes más recientes me estuvo mandando varias preguntas por mensajes de Facebook hace un par de días. Al principio, él no sabía si hablarme de usted o de tú, pero al notar mi desenfado al escribirle, fue relajándose y empezó a preguntarme no sólo cosas de Kya! en sí sino de mi persona.

Tras contestarle varias cosas me dijo que estaba sorprendido: tanta apertura de mi parte era agradable y desconcertante a la vez. Creo que él esperaba que, como soy la jefa, sería seca, distante y que me fastidiaría con sus preguntas en un santamién.

Si bien es cierto que no soy ninguna santa y a veces me desespero un poco tras haber explicado veinte veces la misma cosa, en realidad disfruto mucho el trabajo con mis chicos de la revista. Además, hay algo vital: son seres humanos. Mejor aún, me incluyo: somos seres humanos.

Yo no le veo el caso a tener a un equipo de trabajo que le talachee como maquinita si no están disfrutando lo que hacen. Si no se reconoce su humanidad, con emociones, dudas, sentimientos. Por eso me gusta hacer aunque sea una breve mención cuando es el cumple de algunos de chicos, bromear con ellos, platicar, responder sus dudas. Porque todos somos personas con necesidades diferentes.

No entiendo, y me chocan, las empresas donde cada empleado es sólo un número más que debe cubrir cierta cantidad de horas. Si se enferma, si pasó algo —una muerte, por ejemplo— que cause trauma, sin hay detalles que impiden funcionar, no importa, lo que importa es la productividad. Yo creo que entre más a gusto hagas sentir a las personas que colaboran contigo, mayor probabilidad de que se queden. O, que si se tienen que ir (ya se me han ido muchos colaboradores muy importantes) tengan la confianza de decir de frente que se van y el por qué.

Hoy veo crecer mi proyecto, y aunque mis amigos dicen que es mi mérito, la verdad es mérito de todo el equipo involucrado en el proyecto, porque sin ellos, sin aguantar cuando los traigo en friega, sin las bromas y demás, no estaríamos llegando a donde estamos llegando.

Creo que en gran medida, mi continua idea e que somos seres humanos ha permeado. Veo en el equipo una camaradería y cordialidad que me gusta mucho y los veo entusiasmados con lo que viene. Mientras a mí no se me olvide que son personas, las cosas marcharán. Y el día que, por algún extraño motivo se me olvide, la vida se encargará de recordármelo.

Me interesa tu opinión :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: