Creatividad, heurística y otras curiosidades

Publicado 1 marzo, 2014 por Vanessa Puga
Imagen de Isabel Aguilar

Imagen de Isabel Aguilar

Hoy inicio mi taller de Pensamiento Creativo con los chicos de Cultura Colectiva. Este mismo mes, pero ya hacia finales, inicio otra edición de ese mismo taller pero para Laboratorio Experimental de Artes y Aplicaciones A.C.

Hoy en día se habla mucho de ser creativos, de salirse de la caja, de ser innovadores, de ser únicos, de no repetir patrones… me pasa con esto lo mismo que con las teorías de la educación: pareciera que se busca tirar todo lo viejo, desechándolo como inservible, y crear nuevos paradigmas,y se me hace una verdadera estupidez. Si bien creo que en educación ni escuela tradicional, ni escuela nueva son la alternativa, sino un sano balance entre una y otra propuesta, lo mismo me pasa con el pensamiento creativo y el pensamiento tradicional.

Para preparar estos talleres he leído bastante del señor Edward de Bono, quien ya en los años 70’s investigaba del tema. Él escribió un libro muy interesante llamado Lateral Thinking: Creativity step by step donde nos habla de la diferencia entre el pensamiento lateral y el lógico y la necesidad de usar ambos. No es que uno sea mejor que el otro, sino que se complementan. Así como en educación no podemos desechar la memorización como una herramienta, en la vida cotidiana tampoco podemos mandar la lógica por la borda. Necesitamos de ambos pensamientos para avanzar.

Yo sé que cuando alguien se inscribe en mi taller de pensamiento creativo espera que se le enseñe cómo ser creativo algo así como un manual para inspirarse y ser artista, pero así como decía Picasso que la inspiración existe, sólo que te tiene que hallar trabajando, lo mismo pasa con la creatividad. La creatividad es el resultado visible de un proceso complejo de reestructuración de patrones.  ¿Podré transmitir esto en el taller? Es la tirada. Veremos qué tal va. La primera edición de este taller fue interesante, así que esta segunda me emociona mucho. Ya les platicaré.

Las cosas buenas de la vida

Publicado 27 febrero, 2014 por Vanessa Puga

Lo leí y me gustó. Creo que se relaciona con el #100HappyDays y recordar los pequeños detalles de la vida:

Anécdota

Un profesor se paró frente de su clase mientras tenía algunas cosas en su escritorio. Al dar comienzo a la clase, tomo un gran frasco de vidrio que estaba vacío y procedió a llenarlo con pelotas de golf. Rompió su silencio preguntando a sus alumnos si el jarro estaba lleno. Sin excepción, todos los estudiantes asintieron.

El profesor después tomo una caja con canicas de cristal y las vertió entre las pelotas de golf que antes había puesto en el jarro. El profesor sacudió el jarro suavemente y las canicas escurrieron a los espacios que habían quedado entre las pelotas de golf. Nuevamente, el profesor preguntó a sus alumnos si el jarro estaba lleno. Los alumnos, sorprendidos, respondieron con un “sí” unánime.

El profesor tomó una pequeña caja de arena y la vertió dentro del jarro. Por supuesto, la arena lleno todo el espacio que quedaba en el jarro. Pregunto una vez más si el jarro estaba lleno. Los estudiantes respondieron en voz alta y al mismo
tiempo “sí”.

El profesor sacó después dos cervezas debajo de su escritorio y las vertió completamente dentro del jarro de vidrio llenando el espacio entre la arena. Los estudiantes rieron.

“Ahora”, dijo el profesor mientras la risa disminuía, “Quiero que piensen que este jarro representa su vida. Las pelotas de golf son las cosas importantes – su familia, los hijos, la salud, los amigos y sus pasiones. Si lo perdieran todo y solo estas cosas importantes quedaran, su vida todavía estaría llena y plena. Las canicas representan las otras cosas que importan como su trabajo, su casa y su auto. La arena es todo lo demás, el resto.”

“Si ponen la arena primero dentro del jarro vacío”, continuó, “No habrá más espacio para las canicas o las pelotas de golf. Lo mismo pasa en su vida.”

“Si pasan todo su tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca van a tener espacio para las cosas que son realmente importantes.”

“Presten siempre atención a las cosas que son realmente importantes para ser felices. Pasen tiempo con sus hijos. Pasen tiempo con sus padres. Visiten a sus abuelos. Salgan a cenar con su esposa. Disfruten otra fiesta en familia. Siempre habrá tiempo después para limpiar la casa y cortar el césped.

“Siempre preocúpense de las Pelotas de golf primero – las cosas que realmente importan. Fijen sus prioridades. El resto es sólo arena.”

Una vez que el profesor había terminado, uno de los estudiantes levanto su mano y preguntó que representaba la cerveza. El profesor sonrió y dijo, “Que bueno que preguntaste. La cerveza solo muestra que no importa cuan llena de cosas parezca tu vida, siempre hay tiempo para compartir un par de cervezas con un amigo.”

No te enamores (para este 14 de feb)

Publicado 14 febrero, 2014 por Vanessa Puga

Foto 02-08-13 20 20 15

 

Lo leí y me gustó:

No te enamores de una mujer que lee, de una mujer que siente demasiado, de una mujer que escribe… 
No te enamores de una mujer culta, maga, delirante, loca. 
No te enamores de una mujer que piensa, que sabe lo que sabe y además sabe volar; una mujer segura de sí misma. 
No te enamores de una mujer que se ríe o llora haciendo el amor, que sabe convertir en espíritu su carne; y mucho menos de una que ame la poesía (esas son las más peligrosas), o que se quede media hora contemplando una pintura y no sepa vivir sin la música.
No te enamores de una mujer a la que le interese la política y que sea rebelde y vertigue un inmenso horror por las injusticias. Una a la que le gusten los juegos de fútbol y de pelota y no le guste para nada ver televisión. Ni de una mujer que es bella sin importar las características de su cara y de su cuerpo. 
No te enamores de una mujer intensa, lúdica y lúcida e irreverente. 
No quieras enamorarte de una mujer así. Porque cuando te enamoras de una mujer como esa, se quede ella contigo o no, te ame ella o no, de ella, de una mujer así, jamas se regresa.

Bajarle al acelere

Publicado 12 febrero, 2014 por Vanessa Puga

Foto 07-10-13 19 53 24

Es fácil reír. Sólo no hay que dejar que la pesadez de la vida nos atosigue. Vivimos muy acelerados. Recientemente leí un artículo sobre 10 hábitos súper sencillos que cambiarían la vida de cualquiera. El que más llamó mi atención fue el de Desconectarse de cualquier aparato electrónico 1 hora antes de dormir. Me sonó medio loco, y a la vez, interesante. Yo, que dirijo una revista virtual, que le pido a mis alumnos sus tareas por correo electrónico, que hago casi todo en la computadora ¿alejarme de ella una hora antes de dormir en lugar de apagarla y acostarme?

Van dos días que lo hago: apago la compu una hora antes de acostarme y le apago el wifi al iPod y al celular. Me causó mucha aprensión el primer día. Ayer no tanto. Resultó que me dormí muchísimo más fácil y tranquila que otras noches.

Mi cerebro de por sí inquieto, con la excitación del sobre estímulo que la Internet provocan, tardaba demasiado en tranquilizarse y dejarme dormir. Había veces en que los pendientes no resueltos me atacaban y me hacían agarrar el celular para mandar algún correo ya estando en la cama. Mayor acelere, menos descanso.

Sin embargo, el procurar alejarme de la compu y dejar un rato para divagar en otras actividades (mis queridos libros, escribir en cuadernos —mi diario, por ejemplo—, tomarme una taza de té mientras escucho música tranquila) me ha ayudado a tranquilizarme y descansar de verdad.

Es como cuando tratamos de dormir a los niños. Yo, como madre, empiezo a bajarle el acelere a mi chaparro una hora y media antes de que sea su hora de dormir. Que guarde sus juguetes, deje de andar brincoteando y se acueste. Leer un libro o escuchar música (preferentemente instrumental) son actividades válidas antes de dormir. Con eso le bajo a su ritmo y permito que pueda descansar. Bueno, si hago eso por él ¿por qué no hacerlo por mí?

¿Qué tanto nos exigimos hoy en día por ser productivos y multitaskear? Creo que estamos yendo muy en contra de nosotros mismos. Y ya estaba cayendo yo en esos malos hábitos que a la postre acaban con la salud. Pequeños detalles le bajan al acelere.

Luego intentaré hacer de las otras sugerencias buenos hábitos. Algo que sé que es imposible es hacernos de muchos nuevos hábitos de trancazo. Así que vamos un paso a la vez. ¿Ustedes lo intentarían?

En palabras de

Publicado 9 febrero, 2014 por Vanessa Puga

Bien, esto de escribir más seguido en mi blog no se me ha dado. Sigo con problemas de organización (es que Dios sigue sin hacerme caso con ponerme días de 48 horas y hacer fines de semanas de 4 días, caramba), pero eso no significa que me haya estado en paz como uno puede suponer.

La verdad es que ando feliz porque la Revista Kya! ha crecido muchísimo en lo poquísimo que lleva el año. No sólo tenemos dos columnas por día (de lunes a viernes) sino que también tenemos una recomendación diaria de algún sitio web, CD, libro, película o lugar que pensamos en Kya! que no se deben perder. Además, el número quincenal sale con mucho contenido porque el nuevo equipo de articulistas se rifa con lo que hace. Simplemente con decirles que mañana sale el #62 dedicado a la compositora japonesa Yoko Kanno con un aproximado de 10 textos dedicados sólo a ella y su trabajo. Creo que es uno de los números más ricos de la revista y eso que mis articulistas quisieron colgarme al darse cuenta de que no sabían nada del tema.

Ahora bien, si usted amable lector entra en este momento a Revista Kya! (www.revistakya.com) notará que los lunes sólo han sido publicadas mi columna (Mundos de Nerea) y la recomendación de sitio web. Bueno, es que la otra columna de los lunes se estrena mañana apenas. 

La columna de los lunes “En palabras de…” —o la columna invitada como le digo yo— es uno de los proyectos del 2014 que más me emocionan, y miren que este 2014 viene plagado de proyectos, pero no puedo soltar la sopa ahorita. Surgió la idea creo que a finales de diciembre, cuando le dije bien emocionada al editor en jefe, Geovanni Castillo, que tenía una idea malvada. Deben saber algo de Geovanni: en vez de espantarse ante mis explosiones de emoción creativa, me da cuerda. Así que sobra decir que cuando empecé a decirle que quería meter una columna más en la revista donde el escritor cambiara cada semana, me pidió detalles antes de detenerme en seco por la complicación en que nos íbamos a meter.

La columna invitada es un espacio al que iremos convocando a diversas figuras del ámbito cultural en México para que compartan con nosotros una anécdota personal, algo de su quehacer creativo, lo que piensan sobre la Cultura en nuestro país o lo que sea que quieran compartir con nuestros lectores. No tiene más restricciones que la cantidad de palabras que les pedimos a los autores invitados, es un espacio libre de comunicación entre figuras ya conocidas en ámbitos culturales y nuestros lectores.

Obviamente, intensa como soy y con el cariño especial que les tengo (en particular porque son de esos autores buena onda lejanos a las guerras de ego y que no nos sienten a los demás como pobres mortales), quise que dicha columna fuera inaugurada por los escritores Raquel Castro y Alberto Chimal. Recordarán quizá que yo ya he tenido el gran placer de entrevistarlos a ambos y recientemente publiqué en la recomendación de sitio web una nota al respecto de su proyecto más reciente, La Imaginación en México (http://imaginacionmx.tumblr.com/). 

Tan agradables como siempre, Raquel y Alberto aceptaron la invitación y mañana encontrarán la contribución de Raquel, quien oficialmente estrena “En palabras de…” en nuestra revista. 

No es una labor sencilla porque tampoco es como que yo me codee con la crema y nata del mundo cultural en México, pero al menos ya conseguí que José Luis Zárate nos siga en la lista de invitados. Creo que será un ejercicio rico e interesante para crear un poco de diálogo y para despertar la imaginación. Porque acá no se trata de discutir temas sesudos con aires de grandeza sino de hablar como lo haríamos en un café con amigos: ¿cómo vemos a la cultura en México? ¿qué historias recuerdan de cuando empezaron en sus andares por esta vida? ¿qué cosas chistosas le cuentan a sus amigos? Es un ejercicio libre y sí, más íntimo.

Si ustedes, queridos lectores, quisieran leer a alguien en esta columna invitada, por favor háganmelo saber y sepan que haré lo posible por sonsacar a esa persona para que escriba para nosotros.

Todo lo referente a la revista lo pueden contactar conmigo en mi correo revistakya@gmail.com

Espero que mañana disfruten de las palabras que nos comparte Raquel tanto como yo. Creo que se estrena la columna con grandeza.